Caja de Profesionales: ¿Cómo funciona y cuánto voy a recibir?

En Uruguay existe un sistema jubilatorio compuesto por varias instituciones. La principal de ellas, englobando al 90% de los trabajadores, es el BPS, generalmente en formato de régimen mixto con AFAP, que analizamos en un artículo anterior.

De las restantes instituciones, la Caja de Profesionales Universitarios es la que posee la mayor cantidad de miembros, aproximadamente 80.000 (excluyendo aquellos miembros declarados en no ejercicio), de los cuales el 78% se encuentran en actividad. La misma se creó en 1954 para asegurar la jubilación de los profesionales universitarios que ejercían su actividad de forma independiente, quienes, hasta ese momento, no contaban con seguridad social.

¿Cómo se financia?

Básicamente la caja se fondea por los aportes de los profesionales activos, por la venta de timbres profesionales y por los rendimientos de sus inversiones. Históricamente, hasta 2019, la Caja fue superavitaria, por lo que fue acumulando un capital con los años el cual, al cierre de 2022, alcanzó los USD 259 millones.

Sin embargo, aunque parezca mucho dinero, el mismo no es suficiente para hacer frente a sus pasivos. La base de la Caja es la solidaridad intergeneracional, o sea, el aporte de los activos fondea la jubilación de los pasivos. En este sentido el funcionamiento no es tan diferente que el BPS.

¿Quiénes aportan a la Caja de Profesionales?

La Caja se compone por profesionales universitarios graduados, siendo obligatorio el aporte a la misma para aquellos profesionales que desarrollen su profesión en forma independiente. Para quienes estén únicamente en relación de dependencia, el aporte a la Caja es opcional.

¿Cuál es el aporte a la Caja de Profesionales?

A diferencia del BPS y AFAP, en el que el aporte se calcula sobre el sueldo bruto real, en la Caja de Profesionales el aporte se calcula a una tasa del 16,5% sobre el sueldo ficto de cada categoría. Existen en total diez categorías, así como una bonificación del 50% en el primer año de aportación. Cada tres años se sube automáticamente de categoría, aumentando así el aporte mensual. Sin embargo, se puede solicitar permanecer indefinidamente en la segunda categoría. El aporte mensual en la segunda categoría a la fecha es de UYU 9.436, calculado sobre un ficto de UYU 56.844. Mientras tanto, el aporte mensual en la 10ma categoría, la más alta, es de UYU 26.196.

¿Cuánto tiempo hay que aportar para poder jubilarse por la Caja de Profesionales?

Para jubilarse por la causal normal se requieren de 30 años de aportes y 60 años cumplidos. En caso de que se acumulen servicios amparados por otros institutos de seguridad social, se requieren 35 años de aportes.

Existen también causales de jubilación por incapacidad, así como también por edad avanzada. Esta última permite la jubilación con 15 años de aporte una vez se llega a los 70 años.

¿Cómo se calcula la jubilación por la Caja de Profesionales?

La jubilación a percibir dependerá de los años de aporte, así como del sueldo básico jubilatorio. Este último se calcula como el sueldo ficto promedio de los últimos tres años de actividad.

La jubilación común se calcula entonces como el 50% del sueldo básico jubilatorio, y se adiciona un 0,5% por cada año que supera los 30 años de aportes, con un máximo de 2,5%. También se adiciona un 3% por cada año de aporte por encima de los 60 años luego de haber configurado causal jubilatoria, con un tope de 30%. Si aún no se tiene causal, se adiciona un 2% por año, siendo el tope los 70 años.

En definitiva, la jubilación mínima para quien aportó 30 años y se jubila a los 60 años es de 50% del sueldo básico jubilatorio, y la máxima para quien aportó 35 años o más y se jubila a los 70 años es del 82,5%.

Hoy en día, y suponiendo que el profesional aportó los últimos 3 años antes de jubilarse en base al sueldo ficto del 2do escalón, la jubilación mínima es de UYU 28.422 y la máxima de UYU 46.896. En el caso de que de los últimos tres años hayan sido en base al ficto del 10mo escalón, la jubilación mínima sería de UYU 78.903 y la máxima UYU 130.191.

Reforma del Sistema Jubilatorio y estrategia óptima de aportación a la Caja de Profesionales

Con anterioridad a la reforma del régimen jubilatorio la estrategia óptima consistía en mantenerse en la 2da categoría hasta los 35 años si se planeaba jubilarse a los 60 años, o hasta los 40 años si se esperaba jubilarse a los 65 años, y luego comenzar a subir de categoría.

Con la unificación de la Caja al régimen común, la jubilación por la Caja pasará a calcularse totalmente por el régimen común de BPS y AFAP en 2043. La unificación comenzará gradualmente a partir de 2033.

Para quienes se jubilen antes del 2033 por la Caja de Profesionales mantendrían en principio las jubilaciones actuales, por lo que la estrategia óptima es llegar al escalón más alto posible en los últimos tres años de aportes.

Quienes se jubilan a partir de 2033 sólo tendrán un 50% de su jubilación (disminuyendo un 5% con cada año hasta el 2043) en base a la jubilación de la Caja de Profesionales. El restante se calculará de acuerdo con la política del BPS de ese momento. Esto implica jubilaciones potencialmente más bajas, lo que hace menos atractivo el aporte en los escalones más altos de la Caja de Profesionales. De hecho, considerando que el sueldo básico jubilatorio máximo sobre el que se calcula la jubilación por BPS es actualmente de UYU 78.769, no sería eficiente pasarse del tercer escalón en la Caja de Profesionales para quienes se jubilan a partir del 2033.

Esta última estrategia requiere complementarla con un ahorro individual para construir un patrimonio que sirva como fondo de retiro adicional al momento de la jubilación. Como guía, sugerimos a nuestros clientes utilizar una tasa de ahorro de al menos 15% para poder mantener su nivel de vida una vez dejen de trabajar. Por lo tanto, para quienes opten por mantenerse en las categorías más bajas de la Caja de Profesionales, sugiero estimar el monto adicional que deben ahorrar para llegar a una tasa de ahorro del 15% y destinar ese ahorro a la construcción de un fondo de retiro personal.

Distribución de aportes para la AFAP

Como resultado de la Reforma Jubilatoria, quienes comiencen a aportar a la Caja de Profesionales a partir del 1° de diciembre de 2023 verán una parte de los aportes (5% del sueldo ficto de su categoría) fluir hacia su cuenta individual en la AFAP de elección. Por lo tanto, su jubilación por régimen común incluirá una jubilación por BPS así como una jubilación por AFAP.

Quienes ingresaron a la Caja de Profesionales con anterioridad y no tienen aportes como dependientes a AFAP, no recibirán una jubilación por AFAP.

Problemas financieros de la Caja y propuesta de cambios

Es de público conocimiento la complicada situación financiera de la Caja de Profesionales. Desde 2020 la Caja es deficitaria, a un ritmo de unos 900 millones de pesos al año. Con activos totales por UYU 10.286 millones a fin del 2022, de seguir con este déficit anual la Caja agotaría todos sus activos en unos 11 años aproximadamente.

Frente a este escenario las autoridades de la Caja presentaron un proyecto de ley a fin del 2022 conocida como la “ley exprés” para hacer más sostenible el sistema. Entre las medidas sugeridas, se encuentran el aumento de la edad de jubilación a 65 años, la creación de 5 categorías adicionales a las 10 ya existentes, el cálculo del sueldo básico jubilatorio de acuerdo con los últimos 18 años de aportes en vez de los últimos 3, así como una reducción de las jubilaciones.

Esta ley no ha sido aprobada hasta el momento, pero de aprobarse requerirá una revisión de la estrategia de aportes a la Caja.

Rodrigo Cancela, CFA

https://www.bps.gub.uy/6182/montos-y-aumentos-de-pasividades.html

https://static1.squarespace.com/static/5dee4aa9eb7f6827971281f1/t/60ccb72eea2dce2a101cb1fb/1624028980842/Seguridad+Social_Claves+para+una+reforma+-+202106.pdf

https://ladiaria.com.uy/economia/articulo/2023/3/caja-de-jubilaciones-profesionales-situacion-actual-y-alternativas/